Tradução

Quebro o silêncio porque realmente tenho uma novidade: já foi publicada a última tradução que efectuei para a Gailivro. O título é “Truancy – Rebelião”, e está incluído na colecção “1001 mundos”. Espero que gostem.

O fim

Este blog está encerrado. Acho que não sou muito boa a fazer monólogos. Agradeço a todos os que alguma vez se deram ao trabalho de ler as patetices que aqui fui registando, e também as coisas mais sérias. Até sempre! 🙂

Érase una vez…

Pinocho estaba desesperado. Tenía que entregar el texto de un reportaje para el periódico “Diario del Bosque” y todavía no lo había redactado. No sabía sobre qué escribir. Ya no le quedaba mucho tiempo. Iba a entregar el artículo con un retraso de dos semanas y las llamadas desesperadas del editor aumentaban de frecuencia.

¿Cómo había llegado a esa situación? El tiempo era apacible, el sol brillaba entre los árboles floridos y Pinocho se había perdido en fiestas por todo el bosque. Además, pasaba todas las noches en los bares más de moda con sus amigos, y todas las mañanas durmiéndose hasta la hora de la comida.

Un día decidió enviar un e-mail a su ex mujer Cenicienta, una cuentacuentos famosa, pidiéndole ayuda. Tenía el móvil desconectado. En MSN estaba como “ocupada” y no quiso incomodarla ahí… Pinocho miraba la hoja blanca virtual que tenía delante de sí en el ordenador. Temía más el vacío de ese agujero blanco que todos los agujeros negros del universo. En ese preciso momento recibió otra llamada del editor:

– ¿Qué pasa, tío? ¡Estaba esperando tu texto para ayer y todavía nada! Hemos perdido ya la historia exclusiva del diluvio y de las siete plagas del Egipto. ¿Qué piensas hacer para mantener tu empleo en el periódico?

– Pues… pensé desarrollar el caso del fraude inmobiliario de los tres cerditos. Lobo, quien denunció lo sucedido, me prometió una entrevista pero no ha venido a nuestra cita.

– ¡Eso es ya muy viejo, nadie tiene interés por lo de los tres cerditos! ¿Y qué más tienes?

– Violencia doméstica en la casa de cenicienta (mi ex mujer).

– Eso tampoco interesa a nadie, aquí el bosque es una selva. Pero si pudieras entrevistar al hada…

– ¡Imposible, tío! Los seres mágicos no se encuentran por ahí, a nuestra disposición. Espera: estoy recibiendo ahora mismo una llamada de mi ex mujer. ¿Cenicienta, mi amor, cómo estás?

– Pinocho, ¿crees que no tengo nada más que hacer que contestar tus llamadas y acudir a tus problemas?

– Pero, cariño, sólo quería tu opinión para un artículo que estoy escribiendo…

– ¡No te hagas el sueco! Sólo estoy llamando para decirte que voy a casarme con Lobo, que es responsable y no necesita que su mujer haga su trabajo…

 

Pasados algunos años encontramos a Pinocho todavía delante de su ordenador. Sigue trabajando en el periódico, pero fue degradado y ahora sólo escribe el horóscopo y la necrología semanales.

Cenicienta y Lobo vivieron felices y comieron muchas perdices.

 

Nada de piadas foleiras sobre a vida sexual do Pinóquio e da Gata Borralheira…:X

Cuentacuentos

Como já não escrevo há uma pipa de tempo, mas também não quero falar de política (estou a tentar não vomitar a refeição mais recente), deixo-vos um pequeno conto que escrevi para uma cadeira de espanhol deste curso de tradução. !Que aproveche!

Zambullido en la penumbra de la noche, teniendo sólo las estrellas y los sonidos escalofriantes de aves nocturnas por compañía, Javi esperaba con ansiedad la lluvia de estrellas anunciada por la mañana en el noticiario de las diez. Se había metido dentro de su saco de dormir para protegerse del frío nocturno y tenía unos cascos en la cabeza para escuchar a los Iron Maiden, su grupo heavy metal favorito.

Las estrellas chispeantes le recordaban los ojos de Laura.

Vio pasar un murciélago que salía de su hueco para la caza nocturna y un ratito después oyó el lamento triste de un mochuelo de esos que vivían en la torre de la campana de la iglesia, sin duda persiguiendo a un ratón.

El chillido delicado del mochuelo le recordó la voz dulce de Laura.

La llegada de su vecino Feliciano fue fuertemente puntuada por el golpe de las puertas de su viejo carricoche de la Primera Guerra Mundial, que cuidaba religiosamente y mantenía inmaculado en su capilla – el garaje lleno de retratos de vírgenes desnudas que era un centro de peregrinación para todos los jóvenes de las cercanías. Hoy no venía solo. ¿Quién seria la rubia sensual que le acompañaba?, pensó Javi, echando un ojo curioso a la calle.

El pelo de la desconocida le trajo a la memoria las ondas doradas del pelo de Laura. 

Por fin surgieron las primeras rayas cruzando los cielos. Había valido bien la pena quedarse todo aquel tiempo esperando. Y que suerte la suya, en el techo estrellado y límpido no había una sola nube y las estrellas cadentes parecían incluso pasarle por encima de la cabeza, tan fugaces cuanto bellas, como las ocasiones en que lograra ver a Laura.

Pero entonces una de las estrellas pareció querer aislar-se de las otras, acercándose más y más a Javi. La estrella de los deseos se volvía poco a poco una pesadilla. Al inicio Javi se quedó inmóvil, como que hipnotizado por su destino que se acercaba, vertiginoso, pero después reunió fuerzas para huir. Intentando levantarse, tropezó en el saco de dormir en lo que estaba encapsulado.  

***

Se despertó en el hospital. La caída del tejado había resultado en un brazo roto y, según los médicos, en una amnesia temporaria relativa a los acontecimientos inmediatamente anteriores al sucedido, además de que no reconocía a esa chica que estaba lloriqueando delante dél en la enfermería y que decía llamarse Laura…

O preto é o novo preto

Já cá faltava. Eu nem sei como é que neste país a maioria da população ainda é católica romana. Como todo o político que se preze, mal se vê envolvido num escândalo político o Sócrates grita “Cabala!”. É tão transparente que quase lhe vemos os órgãos internos. (Quando isto acontece, sabemos que alguma coisa há-de ter feito. Só ha “cabalas” quando há culpa.) A seguir afirma que o processo de licenciamento da construção do mamute de Alcochete cumpriu toda a legislação em vigor à altura. NHÉÉÉC! Wrong answer! Pensei que o trabalho dos governantes era “fazer o que é melhor para a população” e não “interpretar as leis em vigor como bem nos apetece, ou inventar leis novas, para dobrar o país à nossa vontade pessoal”. Parece que me enganei. Por fim, deixa no ar a subtil suspeita de manobra política da oposição, como fez durante todo o mandato. Sempre que houve uma manifestação do descontentamento popular, era manobra da oposição, pois claro. Não significava nada. E o povo diz “Méééééééé”!

Ó sr. ministro, esteve tanto tempo a fabricar a história e não lhe ocorreu nada menos previsível para dizer? É que esta missa já a sabemos  de cor.

Não soubéssemos já nós sobejamente que esta notícia, quase em altura de eleições, vem mesmo a calhar ao Sócrates. É de tal maneira oportuna, que até cheira a mais uma das manobras do próprio governo – por duas razões: uma importada e uma totalmente Made in Portugal. Funciona, em primeiro lugar, como uma excelente manobra de diversão bem ao estilo americano, debelando algum do desgaste da imagem do governo. Mas o que a nós portugueses nos cala mais fundo é ter à frente dos destinos da nação um herói pícaro, de preferência com bastantes processos em tribunal, com ou sem segredo de justiça. São esses que a nossa alma lusa acolhe com mais fervor. Mostrem-me um ladrão, e eu farei dele um autarca. Tragam-me um ditador corrupto, e eu farei dele chefe da nação. Com ou sem cabala.